Perfil de Miembro de DCAEYC

Kamren Rollins

Director de Operaciones

Sunshine Early Learning Center

&

Becario de Políticas de NBCDI

Kamren Rollins' Headshot.jpg

Kamren Rollins, miembro de DCAEYC y Director de Operaciones de Sunshine Early Learning Center, estaba nervioso al aplicar para Beca de Políticas del Instituto Nacional de Desarrollo del Niño Negro (NBCDI por sus siglas en inglés). Durante este programa de 18 meses, los becarios participan en programas de liderazgo y desarrollo profesional intensivos diseñados para prepararlos para puestos de liderazgo superiores y de nivel ejecutivo y activismo relacionado a familias y niños.

“Tienes a personas de todo el país que probablemente van a aplicar. Al ser muy temprano en mi carrera, no sabía en dónde podría estar a la altura. En mi cabeza estas personas seguramente tenían su doctorado en educación, y tenían 10 o más años avanzados. ¿Cuánto podría aportar yo a la organización?" dijo Rollins. "[Pero] cuando lo vi, no era tan difícil. Es importante para mí como uno de los líderes de la organización revisar las decisiones sobre políticas, y encontrar la forma de influenciarlas y cambiarlas", dijo Rollins.

 

Al llenar la solicitud Rollins tuvo que proporcionar detalles sobre el trabajo que ya había realizado, así como sus ideas sobre la educación de la primera infancia. Él no tenía 10 años o más de experiencia, pero en NBCDI estaban suficientemente impresionados para realizar una entrevista telefónica. Finalmente, Rollins fue aceptado en la Beca de Políticas de NBCDI. Como siempre lo ha hecho, tuvo éxito abriéndose paso a través de posibles obstáculos. En este caso, ese obstáculo era el miedo a que su juventud fuera una desventaja.

"Deseo traer más personas [jóvenes] al campo tempranamente, y asegurarme de que no solamente obtengan su CDA, sino también otros títulos en la universidad para garantizar que son lo más competentes posible", dijo Rollins. Ese fue mi proceso mental [al aplicar]. Estaba un poco nervioso por eso, pero empecé a apoyarme en mi nerviosismo y a apoyarme en mi innovación".

 

Mentores a la Mano

No me sorprende que parte del impulso de Rollins para llevar jóvenes al campo de la educación de la primera infancia se une con el deseo de también promover la educación superior. La educación fue un valor inculcado en él desde una edad temprana por su madre.

"Diría que mi madre siempre hacía énfasis en la importancia de la educación", dijo Rollins. "La universidad para mí nunca [no] fue una opción. Solo se trataba de ¿a qué escuela vas a ir?"

"Es importante para mí como uno de los líderes de la organización revisar las decisiones sobre políticas, y encontrar la forma de influenciarlas y cambiarlas.

 

Adicionalmente a la influencia de su madre, los educadores de la primera infancia que lo rodeaban también jugaron un papel en construir su amor por la educación. "Tuve mentores a la mano porque tuve maestros que podía ver que me amaban y deseaban que fuera lo mejor que podría ser, y ellos contaban con que lo haría", dijo Rollins. "Muchos de los niños que fueron [a mi escuela primaria] no venían necesariamente de las mejores circunstancias, pero los maestros se preocuparon, y creo que nos motivaron a todos a hacer más".

Para Rollins, hubo un maestro en particular que tuvo un impacto en él: Sr. Jenkins, su maestro de primero a tercer grado. "Él fue mi primer maestro hombre, él era un hombre negro, lo cual fue impactante. Recuerdo que él era firme y no quería dejar a sus...él nos llamaba sus hijos. Me doy cuenta de que él probablemente nos escogió", dijo Rollins.

Al escoger el grupo de Rollins, el Sr. Jenkins creó una comunidad de la cual Rollins todavía tiene amigos con quienes se comunica. Más que amigos, el alto rendimiento que el Sr. Jenkins esperaba de sus hijos, dejó una gran huella en Rollins que puede verse hoy en día. "Era importante tener un ejemplo a seguir masculino, pero también un ejemplo a seguir de un hombre negro", dijo Rollins. "Él utilizaba trajes consistentemente o se vestía profesionalmente. Era importante para nosotros ver eso. Era importante para nosotros ver una dicotomía entre lo que se nos mostraba en la televisión y una alternativa. Interesantemente ahora, la mayoría del tiempo estoy vistiendo trajes."

Decidido a Ser un Hombre Morehouse

Rollins inició su aventura en la educación de la primera infancia cuando trabajó en su primer verano en el Sunshine Early Learning Center después de graduarse de la secundaria en el 2014. Al empezar, él ya estaba en términos familiares con la fundadora y CEO, Francis J. Rollins. Después de todo, ella era su tía. Pero ser familia no significaba que él no se acercaba a ella con el mismo respeto como todos los demás.

 

"Cuando estás hablando con ella, al menos como yo me sentía al hablar con ella, sabía que estaba hablando con un gigante en el campo", dijo Rollins. "Quien, como una mujer negra, en 1968, creó una organización que ha resistido la prueba del tiempo. Lograr hacer eso en ese entonces, ser una mujer emprendedora negra en ese tiempo significaba algo".


Pero además de tener respeto por ella, Rollins también siente gratitud porque la Sra. Rollins fue fundamental para que él pudiera asistir a su escuela soñada: Morehouse College. Rollins escuchó primero sobre Morehouse a través de la recomendación de la Srita. Mitchell, una de sus consejeras en McKinley High School. Se enamoró de la institución instantáneamente, y con la ayuda de su maestra de historia, Srita. Reynolds, él pudo escribir una carta de presentación que logró que entrara. Desafortunadamente, se topó con un gran obstáculo: el dinero.


"No logré tener el dinero para ir", dijo Rollins. "Yo [terminé] creando este gran, documento de 10 páginas sobre por qué debería ir. Tenía mi currículum, mis horas de servicio comunitario y todas las demás cosas que había escrito para decir que haría si obtenía esta oportunidad. Hablaba con todos los que escuchaban y se lo pasaba a cualquiera que lo leyera".

Después de un verano en Sunshine Early Learning Center y 10 días antes de la orientación para estudiantes nuevos, Rollins no había encontrado a alguien que lo ayudara a pagar por Morehouse. Él podía costear otras escuelas en las que lo habían aceptado, pero sabiendo que él simplemente debía ir a Morehouse, decidió hacer un último intento: su tía. 

"Fui a nuestra oficina, la oficina en la que estoy sentado ahora", dijo Rollins. “Su escritorio todavía sigue igual, o por lo menos formateado de la misma forma. Le entregué [el documento de 10 páginas]. Ella empezó a leerlo y revisarlo, y yo solamente hablaba sobre por qué quería ir a Morehouse. Terminé llorando, porque era importante para mí y yo solamente, todos me habían estado diciendo "no" o "que no tendría los fondos". Le dije lo mucho que necesitaba ir. Y ella me dijo, "¿Cuánto necesitas para entrar?" Para su sorpresa, cuando Rollins le dijo a su tía la cantidad, ella dijo que le daría el dinero.


"Yo pensé que estaba llorando antes, pero empecé a llorar de verdad", dijo Rollins. "Ella me dijo, "Yo siempre he leído sobre Morehouse y deseo que vayas y quiero que me cuentes cómo te va."

Un LYTEhouse Hacia la Educación

Rollins tendría mucho que contarle a su tía sobre su tiempo en Morehouse. Dentro de varios de sus logros en la escuela, Rollins sirvió como Presidente de la Asociación de Gobierno Estudiantil y se convirtió en un miembro del Consejo Directivo. Pero antes de alcanzar estos logros, él volvería a Sunshine Early Learning Center

"Tenía mi currículum, mis horas de servicio comunitario y todas las demás cosas que había escrito para decir que haría si obtenía esta oportunidad. Hablaba con todos los que escuchaban y se lo pasaba a cualquiera que lo leyera".

casi cada verano, usualmente después de una pasantía, y una vez más trabajar como maestro. Cada vez que volvía era una lección sobre el poder de la educación de la primera infancia.

Rollins tendría mucho que contarle a su tía sobre su tiempo en Morehouse. Dentro de varios de sus logros en la escuela, Rollins sirvió como Presidente de la Asociación de Gobierno Estudiantil y se convirtió en un miembro del Consejo Directivo. Pero antes de alcanzar estos logros, él volvería a Sunshine Early Learning Center casi cada verano, usualmente después de una pasantía, y una vez más trabajar como maestro. Cada vez que volvía era una lección sobre el poder de la educación de la primera infancia.

 

"Yo vi lo que sucedía cuando yo proporcionaba un ambiente en el cual los niños aprendían, y no solamente los colores. Pero cuando aprendían cómo ser genuinamente buenas personas. Yo veía cuando se encendía la luz en sus mentes", dijo Rollins.

 

No fue solamente durante los veranos en Sunshine Early Learning Center en donde Rollins obtuvo una educación sobre lo impactante que puede ser la educación de la primera infancia. Con la ayuda de un amigo, él co-fundó una organización de orientación y participación comunitaria llamada LYTEhouse; que significa Levantando a la Juventud Mediante el Enriquecimiento [Lifting Youth Through Enrichment en inglés]. Inicialmente LYTEhouse se enfocaba en orientar a estudiantes jóvenes en Morehouse. Mucho muy pronto ellos empezaron a expandirse a escuelas secundarias y primarias, particularmente las que estaban en comunidades marginadas. Una escuela en particular, Thomasville, resonaba con Rollins. "Estaba a una milla de una cárcel...entonces si te puedes imaginar lo que eso hizo, cómo eso impactó y jugó un papel en la comunidad. Pero ver la felicidad en los rostros de los niños cuando llegábamos y la pasión que ellos tenían por la educación fue increíble", dijo Rollins.

 

Al final de su tiempo en Morehouse, la mentalidad de Rollins había cambiado completamente.  Él llegó queriendo ser abogado, pero se fue con un enfoque trasladado a la educación.  Más importante, convertirse en un Hombre Morehouse le dio la confianza para creer en él mismo.

 

"Morehouse me dio la habilidad de verme a mí mismo afuera de lo que otras personas veían. Me dio la oportunidad de poner todo con lo que había crecido, de poner todo lo que sabía que podía ser en práctica. Ahí es donde me convertí en un líder", dijo Rollins.

 

Encaminado Hacia la Educación de la Primera Infancia

Rollins dejó Morehouse queriendo ser el tipo de líder que levanta comunidades. De hecho, en su último año concluyó en la meta de construir escuelas K-12 alrededor del mundo, la cual es una meta que todavía tiene hoy en día. Para iniciar este trayecto, él inició consultando con organizaciones en DC que se enfocan en apoyar a las comunidades marginadas. Deseando dar de vuelta a una organización que ya le había dado tanto, él buscó a su tía para ver si ahí había alguna forma de que él podía apoyar al Sunshine Early Learning Center. La intención de Rollins al buscarla era solamente aconsejar. Para su sorpresa, ese consejo llevó a la oferta de un trabajo de tiempo completo.

 

Primero, Rollins tenía miedo sobre si se estaba dirigiendo en la dirección correcta para alcanzar sus metas. "Al llegar a la organización, yo conocía sobre estructura y liderazgo organizacionales, sin duda. Yo no sabía sobre la educación de la primera infancia. Esa no era mi ruta. Yo ni siquiera entendía el impacto total", dijo Rollins. Pero al igual que sus veranos anteriores en Sunshine Early Learning Center y orientando en Morehouse, presenciar el impacto que sus acciones tenían al ayudar a los niños pequeños lo cambió.

"Cuando pensé en iniciar escuelas, crear escuelas, construir escuelas, siempre lo veía desde el kínder hasta el 12o grado. Pero fue mi trabajo en esos [primeros] siete meses con Sunshine que hicieron el impacto", dijo Rollins".

Rollins también se dio cuenta que, aunque su experiencia no era en educación de la primera infancia, las experiencias que lo volvieron un líder le dieron la experiencia que necesitaba para liderar Sunshine hacia el éxito continuo. Al final de esos siete meses, Rollins fue promovido a su posición actual de Director de Operaciones de Sunshine Early Learning Center.

        

"Los buenos líderes pueden poner semillas en las personas y luego verlas crecer y animarlas a crecer. Pero también creo que el liderazgo se relaciona directamente con el desarrollo de la primera infancia. Porque eso es lo que hacemos aquí. Eso es de lo que se trata el enseñar", dijo Rollins. "Obviamente hay una sutileza en eso, pero esa misma idea y la misma práctica de cuidar a las personas y su desarrollo integral. Es parecido a las mismas prácticas que tenemos en la educación de la primera infancia, dijo Rollins".


Creciendo como Líder

Los días de Rollins ahora son más ocupados que nunca. Junto con sus labores regulares como Director de Operaciones de Sunshine Early Learning Center, ahora debe agregar las responsabilidades adicionales de la Beca de Políticas de NBCDI. Como la mayoría de las cosas durante la era de COVID, esto incluye muchas reuniones a través de Zoom.

        

Al ser un Becario de Política, discusiones sobre políticas son el componente principal. Por ejemplo, cada becario es encargado de idear nuevas políticas para niños Negros que desean que tengan un impacto ya sea local o nacionalmente.  Para Rollins la decisión era obvia.

"Todo se trata de igualdad salarial, ¿correcto? Creo que la razón por la que decidí escoger [este tema] es porque se relaciona cercanamente con lo que veo diariamente. Yo sé cómo [la paga de los educadores] los impacta no solamente a ellos, pero a sus familias. En la mayoría de casos están tan calificados como sus contrapartes enseñando escuela primaria o secundaria. Pero ellos obtienen una paga que no es equivalente al trabajo que realizan. Yo no me sentía cómodo escogiendo algo más", dijo Rollins.

Aunque la legislación en el Congreso de los Estados Unidos para apoyar un aumento de pago para los educadores de la primera infancia en Estados Unidos todavía es un signo de interrogación, DC ha comprobado ser un pionero. En agosto de 2021, el Consejo de DC votó para aprobar fondos para aumentar la compensación de los educadores de la primera infancia. Aunque todavía se está trabajando en la implementación, se alcanzó un logro importante este mes cuando el Consejo aprobó una ley que aprueba un estipendio para la educación de la primera infancia de $10,000 para Maestros Auxiliares y $14,000 para Maestros Principales.

Aunque DC está más cerca de lo que nunca ha estado de una compensación justa para los educadores de la primera infancia gracias a años de trabajo por los activistas locales, Rollins ve un espacio para que él pueda contribuir con el movimiento al apoyar y avanzar el trabajo que ya se ha hecho.

"DC está liderando este espacio en todo el país. Es increíble verlo", dijo Rollins. "Y también sé que ha tardado mucho tiempo en llegar. Solamente estoy agradecido por todas las personas que han preparado el camino para esto. Solamente deseo verlo continuar, para que pueda abarcar plenamente todas las cosas que necesita. Deseo descifrar cómo puedo ayudar. Todos debemos estar involucrados en este movimiento porque impacta a nuestros niños".

Considerando como la educación ha estado enraizada en su experiencia de vida, no es sorpresa que Rollins vea esto como la llave para involucrarse en este movimiento. "En donde creo que deseo ayudar es en asegurar que la comunidad entienda por qué estamos luchando", dijo Rollins. "Uno, que la comunidad entienda lo que es este campo. Esto no es una guardería. Y luego, con un salario justo, cómo los resultados para los niños pueden mejorarse".

Para lograr esto, Rollins está buscando métodos a nivel local. "Creo que es importante descifrar cómo podemos llegar a personas en donde estén, y difundir estos mensajes", dijo Rollins. "Descifrar cómo puedo ayudar a empoderar a los interesados, o por lo menos a la fuerza de trabajo para involucrarse más".

En esencia, el empoderamiento es de lo que se trata la Beca de Políticas de NBDCI. Junto con entrenarse en liderazgo y políticas, también es un espacio para que Rollins y otros líderes Negros en la educación se expresen completamente para el beneficio de sus comunidades.

 

"[Nosotros] no siempre estamos obteniendo un espacio seguro para hablar acerca de estas cosas en un ambiente en donde no sentimos necesariamente que nuestras palabras van a tener repercusiones en nosotros, ya sea física o profesionalmente", dijo Rollins. "Viviendo en DC, yo no debo preocuparme necesariamente siempre por mi seguridad si estoy discutiendo temas que afectan a los niños Negros y cómo algunos temas y políticas puedan tener algún tono prejuicioso. Las personas afuera de estas áreas que son diversas, ellos no tienen ese mismo lujo".

Mientras que programas como la Beca de Políticas de NBDCI están construyendo a la próxima generación de líderes Negros, todavía se necesita hacer mucho para traer más hombres Negros al espacio de la educación de la primera infancia. "Aún en la beca, creo que tal vez de 12 de nosotros, solamente dos somos hombres", dijo Rollins. "Pero esto habla de cómo se ve el campo real. Los hombres negros no están en el campo tanto como deberían y tanto como podemos ser. Y es por eso que creo que las personas expuestas al campo lo más temprano posible tiene sentido".

 

De las interacciones diarias que él tiene con los niños en Sunshine Early Learning Center, Rollins sabe lo que el impacto de ver a alguien que se ve como él en sus clases puede hacer por los niños pequeños. Por supuesto, él también sabe esto al recordar sus propias experiencias vividas.

"Sabemos lo que la diversidad significa para los niños pequeños y cómo eso impacta la manera en que crecen y las ideas y mentalidad que tienen", dijo Rollins. "Creo que es especialmente esencial para los estudiantes Negros poder ver hombres Negros como maestros y ejemplos a seguir dentro de sus aulas diariamente. Y que sus resultados sean expandidos gracias a eso. Porque si no hubiera sido porque yo tuve maestros Negros, no sé cómo eso hubiera impactado en quién me convertí".